Consejos

Mi instrumento a veces hace un ruido molesto
Puede haber una rajadura muy pequeña o una desencoladura.
A veces es más complicado encontrar el problema: podría ser desde una contrafaja suelta hasta una gotita de cola suelta entre el filete y la tapa.
Con el paso del tiempo, las maderas modifican su estructura por los cambios de clima, contrayéndose en climas secos y dilatándose en zonas húmedas. Por eso es recomendable un aparatito llamado humificador, que mantiene la humedad del instrumento en climas muy secos.
La tastiera (donde se digitan las cuerdas) puede estar desencolada o tener una gotita de cola suelta, como en el caso anterior.
En estos casos es recomenblable visitar al luthier.
En las “efes” suele juntarse resina o puede haber restos de barniz que esten vibrando. En este caso lo podés limpiar con un escarbadientes.
ATENCION SE DEBE TENER MUCHO CUIDADO porque esta zona es muy frágil.
Las cuerdas pueden no estar bien sujetas a las clavijas. Tambien conviene revisar el clavijero ya que se junta mucha suciedad.
Tengo problemas para afinar el instrumento
Podría faltarle lubricación a las clavijas.
“OJO: NO ES ACEITE”.
Son productos especiales, que se consiguen en cualquier casa del ramo. Aconsejo poner poca cantidad (demasiada lubricación puede ser contraproducente) y 1 vez por año, máximo 2.
La mayoría de las clavijas están mal construidas.
En estos casos se deberá recurrir a un profesional, ya que se necesitan herramientas de precisión para adaptar las clavijas.
En algunos casos los orificios ya están demasiado grandes y hay que rellenarlos, porque si se siguen agrandando podrían perjudicar al clavijero.
La ayuda del microafinador.
El MI y el LA son un poco difícil de ajustar. Esto es por la tensión de la cuerda: con un mínimo movimiento sube la afinación mucho más que la del SOL o lel RE.
También hay en el mercado cordales con afinadores incluidos.
Yo recomiendo los Witter, porque son muy livianos.
No olvides que agregar peso al cordal resta calidad sonora.
El instrumento suena bien pero no tiene riqueza armónica
Puede estar mal la distancia entre puente y cejilla, debe ser de 32,7 cm.
Si la distancia no es la correcta, deberías consultar a un luthier, ya que al aflojar las cuerdas se puede caer el alma o modificar la posición del puente.
En los comercios se puede conseguir unos tiracordales de plástico que son muy prácticos ya que se pueden ajustar con los tornillitos que tiene a la medida que necesitamos; estos son muy buenos porque aparte de su comodidad no se modifican con los cambios climáticos a diferencia de los de tripa.
El instrumento no suena bien
ALMA
Cuando transportás el instrumento debés tener mucho cuidado de no golpearlo, ya que el golpe puede mover al alma cambiando así el sonido del instrumento.
PUENTE
Muy importante en la afinación del instrumento. Como el puente no esta pegado (OJO NO HAY QUE PEGARLO) se puede mover hacia la tastiera por la fricción que ejercen las cuerdas; resultando que el puente ya no transmita las vibraciones de las cuerdas y el sonido no salga relajado, sino tenso. Es importante corregir el ángulo del puente.
ENCORDADO
Si ya tiene un tiempo considerable de uso, puede hacer perder brillo y claridad al sonido.
Hay que probar el encordado que mejor le vaya al instrumento. En el mercado se consigue una gran variedad de materiales y tensiones o grosores.
Tratá de evitar la mezcla de encordados ya que tienen diferentes tensiones.
RANURAS
Puede haber mala transmición si las ranuras del puente o cejilla no están adaptadas al set de cuerdas.
ARCO
Cómo están las crines de tu arco? Si está muy viejas pueden hacer que el sonido no sea bueno.
Las cuerdas se cortan con rapidez
Puede pasar cuando una cejilla o un puente está mal hecho y las ranuras no están adaptadas al encordado que tenemos.
Los orificios de las clavijas pueden cortar las cuerdas.
Una cuerda puede salirse de la clavija y tocar otra, generando una fricción que ocasiona cortes.
Se recomienda pasarle GRAFITO
( lapiz negro de mina muy blanda como 2B )
sin apretar, para no modificar las ranuras.

Posición normal del puente
La cara del puente que da al cordal queda perpendicular a la línea de unión de la tapa a las fajas. En caso de desplazamiento hacia la voluta (por las sucesivas afinaciones), puede tomarse entre pulgar e índice con ambas manos, ejerciendo una presión suave y firme hacia el cordal, hasta volver a la posición original.